DEJA TODO POR ESCRITO

DEJA TODO POR ESCRITO

Las pruebas en cualquier conflicto legal son importantísimas. ¿Lo sabías? Como ya os he contado en otras ocasiones, los problemas legales que tenemos se pueden solucionar de diferentes formas, bien mediante un procedimiento judicial, o mediante una negociación extrajudicial. En todo caso, tener pruebas nos hace estar aventajados en la negociación.

 

Este post, tiene un solo objetivo: protégete en tus negocios, en tus transacciones con proveedores, en tus conflictos u otras situaciones que pueden terminar en un enfrentamiento. La mejor forma de hacerlo es, dejando por escrito todo lo relativo a la transacción. 

 

Parece un consejo muy obvio, si bien, y por experiencia propia no lo es. Está claro que los contratos suelen ser por escrito, y poca gente obvia ese paso salvo casos excepcionales, si bien el desarrollo del cumplimiento del contrato debe igualmente quedar por escrito. 

 

Cualquier contrato cuyo desarrollo se está “torciendo”, genera la inseguridad propia, y a veces nos mueve la preocupación y actuamos sin tener en cuenta esta premisa. DEJA TODO POR ESCRITO. 

 

Ante un incumplimiento (de plazo, de objeto, de pago , de cualquiera de las condiciones contractuales) es mejor enviar por escrito las preocupaciones antes que hacer una llamada. Cuando un cliente me dice que cree que este problema no es para tanto, y que con una llamada de teléfono puede resolverse, yo siempre le contesto: “Escribe el email con tus exigencias, mándalo y llámale inmediatamente, de tal forma que no le dé tiempo a sentirse atacado por el correo electrónico que acaba de recibir”  

 

Una llamada es menos fría, pero los hechos, los requerimientos, los avisos,  las culpas, las consecuencias del incumplimiento deben quedar por escrito.

 

Sobre la forma de realizar las comunicaciones, hay distintos tipos de medios que podemos usar, aunque los más utilizados son: el correo electrónico es una opción viable, el burofax es lo más idóneo, y por último el WhatsApp es la vía más utilizada. ¿Cuál usamos? 

 

El burofax te certifica el contenido, es decir, te asegura como prueba el contenido de la comunicación, lo que no pasa con las otras opciones. El email tiene el problema de acreditar la recepción del mensaje, pero podemos salvarlo con las opciones de confirmación de lectura. Respecto al contenido tanto del correo electrónico como del WhatsApp, hay que acreditarlo para que esas pruebas no sean impugnadas judicialmente (se suele alegar manipulación de la comunicación), pues bien, hay una forma de conseguir la consolidación de estas comunicaciones. Se trata de contratar un  perito informático colegiado para que certifique la no manipulación de estos mensajes, si bien esto es necesario tan solo en sede judicial, ya que en una negociación no suele ser necesario. 

 

Lo cierto es que ante la búsqueda de una solución del problema cuantas más pruebas mejor, y ello siempre nos va a servir tanto en una negociación o en un procedimiento judicial. La clave para que todo salga bien, y un desacuerdo no termine en un enfrentamiento judicial, es que cada elemento o cuestión de la que no estamos de acuerdo las dejemos reflejados en un medio escrito, e instar a la otra parte para tener una respuesta escrita. 

 

Ya sabes, antes de enfadarte y llamar corriendo para pedir explicaciones, primero manda un correo electrónico.

No Comments

Post A Comment